Google+ El Malpensante

Artículo

Yo soy el que toca a la puerta

¿Qué puede pasar cuando los médicos desahucian a un docente de química? Tal vez que una serie de energías reprimidas explote. Un autorretrato a lo Breaking Bad.

Ilustración de Leonard Beard

 

Tengo exactamente la edad que Skyler, la esposa de Walter White, escribió con tocineta sobre huevos revueltos para el cumpleaños de su marido al comienzo de la primera temporada de Breaking Bad: 50. También tuve un matrimonio sonso, hijos, una rutina insufrible, estudiantes con más hormonas que neuronas, un auto de General Motors y deudas. También me han tocado oficios humillantes, aunque no tanto como lavarles las llantas a los carros de mis estudiantes. Y lo digo con toda claridad: de haber sido él, no hubiera dudado un solo instante en emprender la aventura de White, así culminara con mi muerte.

Siempre se es dos personas. Y siguiendo esa realidad, Breaking Bad rompió la primera regla del dramatizado: tu personaje no cambia, los escenarios y situaciones sí. Imagínese no más, las apuestas, el riesgo: una serie sobre un profesor de química en un colegio de Nuevo México, un padre afectado por una enfermedad terminal que decide entrar en el mundo del tráfico de narcóticos. Ya desde el mismo piloto, cuando White posee –analmente, supone uno al ver el episodio– a Skyler luego de su ingreso en el narcotráfico, al encargarse de Emilio y Krazy-8, y ella le pregunta: “Walt, ¿eres tú?”, se ha recorrido un camino enorme. Uno que se inicia con un pobre nn que recibe como regalo de cumpleaños la patética masturbada de su esposa, y que culminará con este reclamo en el episodio 6 de la cuarta temporada:

 –Tú no eres un criminal endurecido, Walt –le dice su esposa–, estás metido en esto hasta el cuello. Profesor de colegio, desesperado por el dinero, incapaz siquiera de renunciar. Por favor, Walt, intentemos ambos dejar de justificar todo esto y admitir que estás en peligro.

A lo cual White responde con esta frase lapidaria que sin duda quedará para la posteridad:

–¿A quién le hablas en este momento, a quién crees que ves? Si yo dejo de ir a trabajar, un negocio tan grande que podría aparecer en Nasdaq dejaría de existir. Yo no estoy en peligro, Skyler, yo soy el peligro. Un tipo abre su tienda y le disparan... ¿tú crees que ese soy yo? No. Yo soy el que toca a la puerta.

“Yo soy el peligro”. Cuántos no quisiéramos decirle eso mis...

Página 1 de 2

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Roberto Palacio

Es autor de Pecar como Dios manda: historia sexual de los colombianos y de Amor, delirio y redención. Actualmente prepara un conjunto de ensayos sobre la peculiar relación entre los filósofos y el sexo, que publicará Libros Malpensante en septiembre de 2017.

Diciembre de 2017
Edición No.192

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

Columnas

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores

En uso de razón

Del terrorismo al conflicto interno

No lo veo claro

Hocus pocus

Paseos citadinos

Paseo cartagenero por una Manga sin mangos

El arte del trapecio

Razones y tradiciones