Google+ El Malpensante

Perfil

No vayas a decir mi nombre sin querer a la persona errada

Un perfil de Roberto Carlos

No es claro cómo es que, en plena época rocanrolera, un muchacho de traje formal, que rompía en llanto con sus propias melodías romanticonas, logró impregnar la memoria colectiva de todo el continente y hacernos cantar, en dos idiomas, letras cursis que en su voz sonaban como axiomas sobre el amor.

Ilustraciónde Álvaro Tapia Hidalgo

La cantante de ópera Maria Callas decía que llorar el primer día del año traía mala suerte. Roberto Carlos, como ella y tantos otros artistas, siempre ha sido presa de las supersticiones. No graba discos ni comienza una gira en agosto, “el mes del disgusto”, según los agoreros. Nunca pasa por debajo de una escalera. Siempre sale de un lugar por la misma puerta por la que entró y deja restos de comida en el plato para “alimentar a los espíritus”. Su nombre tiene 13 letras, pero él nunca se sienta en sillas con ese número o viaja en autos que lo tengan en la placa. Su favorito es el 5, y este aparece al final del número de serie que identifica cada uno de sus discos. Durante décadas, Roberto Carlos, el cantante que al terminar un concierto susurraba al micrófono “puta”, “mierda” o “verga”, no volvió a mencionar en sus canciones palabras como “infierno”, “mal” o “mentira”. Hoy, a punto de cumplir 77 años y tras una terapia contra el trastorno obsesivo-compulsivo, volvió a cantar “Quero que vá tudo pro inferno”, esa canción que a los 24 años lo coronó como “el Rey”.

Una persona con trastorno obsesivo-compulsivo puede pasar todo el día lavándose las manos si le aterra pensar en los microbios. O eliminar de su casa los floreros, porque al mirarlos le duele la barriga. En el cerebro del cantante más famoso del Brasil, la angustia se activaba cada que aparecían palabras que le sonaban negativas. Cuando Tom Jobim, compositor de “Garota de Ipanema”, le ofreció el vals “Luiza”, se negó a grabarlo porque no le gustó la palabra “exorciza” en el coro. El hombre que vendió en Latinoamérica más discos que los Beatles se ha negado a firmar documentos cuando la Luna está menguante, pero nunca se ha prohibido llorar mientras canta, aunque sea el primer día del año. (Aunque quienes trabajan con él a veces sí tienen la obligación de contenerse. Una vez, mientras Roberto Carlos grababa un disco, a un técnico de sonido le pidieron que parase de llorar porque estaba mojando la consola.)

Lo dicho: ni el mismo Roberto Carlos es inmune al efecto lacrimógen...

Página 1 de 2

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Manuel Muñoz

yo soy suscriptor, pero la página no me deja leer un artículo porque dice que no soy suscriptor

Su comentario

Sabrina Duque

(Guayaquil, 1979). Periodista y traductora. En 2015 fue finalista del Premio Gabriel García Márquez de Periodismo de la fnpi y en 2108 ganó la Beca Michael Jacobs de crónica viajera que otorga esa misma organización. Sus textos han aparecido en Gatopardo, Etiqueta Negra y Mundo Diners, entre otros medios.

Abril 2018
Edición No.195

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Los hombres me explican cosas


Por Rebecca Solnit


Publicado en la edición

No. 164



Una especie de autoridad intelectual masculina, basada exclusivamente en el género, es una de las formas más sutiles y a la vez violentas de discriminación hacia las mujeres. Para [...]

Cómo escribir y cómo no escribir poesía


Por Wislawa Szymborska


Publicado en la edición

No. 120



Durante tres décadas, Wislawa Szymborska escribió una columna en el periodico polaco Vida Literaria. En ella respondía las preguntas de personas interesadas en escr [...]

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores